¿Cuál es la diferencia entre el eczema y la psoriasis?

Aunque los síntomas de eczema y psoriasis pueden parecer similares, son dos condiciones muy diferentes. A continuación, te presentamos las diferencias clave.

Dan
Dan
2 de mayo, 2019
Diferencias entre eczema y psoriasis

Tanto el eczema como la psoriasis se refieren a grupos de enfermedades que causan irritación de la piel. La dermatitis atópica (o eczema atópico) es la forma más común de eczema, siendo la psoriasis en placas la forma más común de psoriasis. Aunque los síntomas pueden ser similares, las dos enfermedades difieren de muchas maneras.

Las diferencias entre eczema y psoriasis

Aunque los síntomas del eczema y la psoriasis son a menudo visualmente similares, las dos condiciones varían considerablemente cuando se trata de problemas que incluyen causas, factores desencadenantes, la edad en la que ocurren generalmente y el riesgo de desarrollar otras afecciones.

1. Diferencia entre eczema y psoriasis: edad de aparición y prevalencia

Eczema: la condición de la infancia

Aunque los primeros signos y síntomas de eczema pueden ocurrir en la edad adulta, la mitad del tiempo ocurren antes del primer cumpleaños de un bebé y en el 95% de los casos antes de que el niño cumpla cinco años.

Se estima que dos tercios de los niños con eczema se liberan de la enfermedad al crecer y generalmente al llegar a la adolescencia dejan de experimentar síntomas. Sin embargo, esta línea del tiempo se ha visto cuestionada y algunos estudios sugieren que los síntomas persisten, al menos en cierta medida, hasta la edad adulta.

Se recomienda llevar una rutina de cuidado de la piel, incluso cuando el eczema está bajo control, lo que generalmente ayudará a minimizar los síntomas y los brotes con el tiempo.

El eczema es una condición extremadamente común, que se presenta en un 10% y 20% de los bebés. Se estima que hasta un 70% de las personas experimentan eczema durante su vida.

Psoriasis: Puede aparecer en cualquier momento

Si bien la mayoría de los casos de eczema comienzan a una edad temprana, los síntomas de la psoriasis pueden comenzar en cualquier momento de la vida. Los síntomas generalmente comienzan entre los 15 y 30 años de edad, aunque entre el 10% y el 15% de las veces comienzan antes de los 10 años.

Pese a que la psoriasis es mucho menos común que el eczema, es una de las enfermedades autoinmunes más prevalentes en los Estados Unidos, que afecta a más de 8 millones de personas.

Se estima que al menos el 10% de la población tiene una predisposición genética a la psoriasis, pero solo un 2% o 3% de estos desarrolla la enfermedad.


2. Diferencia entre eczema y psoriasis: causas y desencadenantes

Psoriasis: una enfermedad autoinmune

Como mencionamos previamente, se cree que la psoriasis es una enfermedad autoinmune. Las enfermedades autoinmunes ocurren cuando el sistema inmunológico ataca al propio tejido de su cuerpo como si se tratara de un virus o una infección.

La forma en que el sistema inmunitario ataca al cuerpo define la enfermedad. Por ejemplo, cuando ataca a la sustancia grasa (mielina) que rodea a las células nerviosas causa esclerosis múltiple (EM), y cuando ataca las articulaciones causa la inflamación que está presente en los casos de artritis reumatoide.

En el caso de la psoriasis, el sistema inmunitario desencadena una producción rápida de células de la piel, un exceso que como resultado produce las placas que caracterizan la psoriasis. No se sabe por qué el sistema inmunológico hace esto, pero se cree que los factores genéticos y ambientales desempeñan un papel.

Alrededor de 25 variantes genéticas diferentes se han relacionado con la psoriasis. Como se mencionó anteriormente, tener uno o más de esos genes hace que sea más probable que desarrolle psoriasis, pero no lo garantiza, por lo que es casi seguro que algunos factores ambientales contribuyen.

Aquellos que desarrollan psoriasis a menudo experimentarán “brotes”, durante los cuales los síntomas aumentan. Entre los brotes, los síntomas a menudo disminuyen o entran en remisión.

Diferentes cosas pueden desencadenar brotes en diferentes personas, pero algunos de los desencadenantes más comunes incluyen el clima frío o seco, el estrés, fumar, el alcohol, ciertos medicamentos, infecciones, cortes, contusiones y hormonas. Cuando se trata de las hormonas, es común que los síntomas empeoren durante la pubertad y, en las mujeres, durante la menopausia. Este último se ha atribuido a la disminución de los niveles de estrógeno. La psoriasis, como se mencionó anteriormente, se cree que es una enfermedad autoinmune. Las enfermedades autoinmunes ocurren cuando su sistema inmunológico ataca el propio tejido de su cuerpo como si fuera un virus o una infección.


Aprende más sobre enfermedades autoinmunes con nuestra serie de 3 artículos:


Eczema: asociado a las alergias

El eczema no se clasifica como una enfermedad autoinmune y aún no se conoce exactamente cuál es su causa específica.

Los factores genéticos desempeñan un papel importante, ya que los niños que tienen un padre o un hermano con la condición tienen más probabilidades de desarrollarla (un riesgo que aumenta con cada pariente directo adicional que tenga eczema).

El gen más común que se ha identificado en relación con el eczema se llama filaggrin (FLG), que desempeña un papel importante en la composición de la capa externa de la piel (llamada epidermis) y la barrera cutánea.

La barrera cutánea ayuda a mantener la piel hidratada y protege al cuerpo de invasores como los alérgenos (sustancias que causan reacciones alérgicas).

Se plantea la hipótesis de que los niveles bajos de filagrina resecan la piel y provocan reacciones a agentes irritantes como ciertos jabones y champús. Además, los alérgenos como el polen pueden ser más propensos a entrar en el cuerpo y causar inflamación.

Si bien el eczema no es una enfermedad autoinmune, como la psoriasis, durante mucho tiempo se ha relacionado con un sistema inmunitario hiperactivo. El papel del sistema inmunológico todavía está siendo explorado; un estudio publicado el año pasado sugiere que la respuesta del sistema inmunitario a los alérgenos puede ser directamente responsable de la barrera cutánea defectuosa mencionada anteriormente.

Los desencadenantes de los brotes de eczema suelen ser diferentes a los de la psoriasis. Ciertos alimentos, incluidos los huevos, los lácteos y las frutas cítricas, son desencadenantes comunes. Los médicos pueden realizar una “dieta de eliminación” para ayudar a identificar los factores desencadenantes relacionados con los alimentos, lo que implica eliminar los alimentos de una dieta y luego reintroducirlos lentamente para saber cuál de ellos conduce a los brotes.

Otros factores desencadenantes incluyen la piel seca, que se puede combatir con humectantes e irritantes como ciertos metales, jabones y fragancias, químicos, humo de cigarrillos, materiales sintéticos (como nylon y poliéster) y sudor. Una de las causas de eczema en común con la psoriasis, es el estrés.


3. Diferencia entre eczema y psoriasis: enfermedades relacionadas

Vivir con eczema o psoriasis se ha relacionado con un mayor riesgo de desarrollar otras afecciones (comorbilidades).

Eczema: Mayor riesgo de otras enfermedades alérgicas

La palabra “atópico” en el eczema atópico se refiere a una predisposición genética a la sobreproducción de inmunoglobulina E (IgE) en respuesta a los alérgenos. La IgE es un anticuerpo que generalmente está presente en la sangre en cantidades muy pequeñas y que en gran parte puede desencadenar reacciones inflamatorias significativas.

Muchas personas que viven con eczema tienen niveles altos de IgE y tienen más probabilidades de desarrollar otras enfermedades atópicas (relacionadas con alergias) como el asma y la fiebre del heno, así como alergias a los alimentos, como la leche, los huevos, las nueces, el pescado, el trigo y la soja. Estos alimentos también son desencadenantes comunes para los brotes de eczema.

El término “marcha atópica o marcha alérgica” se refiere a la secuencia común de bebés a los que primero se les diagnostica eczema (y, quizás, alergia a algunos alimentos), más tarde, durante la niñez, desarrolla rinitis alérgica (fiebre del heno) y finalmente asma.

La conexión entre estas condiciones no se comprende completamente, aunque se cree que las debilidades a la barrera de la piel, como se mencionó anteriormente, juegan un papel importante en los alérgenos que ingresan al cuerpo.

Sin embargo, no se sabe si el ciclo comienza con un problema de la piel que debilita la barrera cutánea y luego permite la entrada de alérgenos en el cuerpo, o si el sistema inmunitario reacciona de forma exagerada a los alérgenos y causa inflamación, lo que posteriormente daña la barrera cutánea.

En cualquier caso, la conexión entre el eczema y otras enfermedades atópicas y las alergias a los alimentos está bien establecida. También se ha observado que cuanto antes se desarrolla el eczema y cuanto más graves son los síntomas, más probable es que se produzca la marcha atópica.

Psoriasis: Comorbilidades Autoinmunes Y Cardiovasculares

Solo recientemente, se ha identificado el mecanismo autoinmune de la psoriasis. Sin embargo, es clave para comprender las comorbilidades primarias que una persona que vive con la afección está en riesgo de desarrollar.

Ciertos genes se han relacionado con múltiples afecciones autoinmunes, lo que significa que una persona con una predisposición genética a una enfermedad autoinmune probablemente también sea susceptible a otra afección. Como resultado, aproximadamente una de cada cuatro personas diagnosticadas con una enfermedad autoinmune desarrollan al menos otra enfermedad similar en su vida.

No en vano, dado su nombre, la artritis psoriásica, también autoinmune, es una condición común a la que corren riesgo aquellos con psoriasis. Ocurre cuando la inflamación de la piel, la característica ubicua de la psoriasis, comienza a afectar las articulaciones y causa artritis. Alrededor del 20% -30% de las personas con psoriasis desarrollan artritis psoriásica, más comúnmente entre los 30 y los 50 años de edad.

Otras afecciones relacionadas con la psoriasis son:

  • Síndrome metabólico
  • Osteoporosis y osteopenia
  • Enfermedad de Crohn y colitis ulcerosa
  • Cáncer
  • Uveítis
  • Enfermedad cardiovascular

Las personas con psoriasis severa y / o artritis psoriásica parecen tener el mayor riesgo de desarrollar comorbilidades. La buena noticia es que nuestra comprensión de la psoriasis ha mejorado drásticamente en los últimos años, lo que posteriormente ha mejorado el tratamiento. El tratamiento eficaz de la psoriasis parece mitigar el riesgo de que ocurran afecciones posteriores.


Si te ha interesado este artículo y quieres leer más sobre condiciones de la piel, te recomendamos...

MyTherapy, la aplicación para personas que viven con psoriasis o eczema

Tu recordatorio de medicación

El impacto emocional del eczema y la psoriasis puede ser difícil de manejar. Además de recordatorio de medicamentos y actividades, MyTherapy le permite llevar un seguimiento de su bienestar a lo largo del tiempo, ayudándole a comprender mejor sus emociones.