Psoriasis y salud mental: ¿Existe una conexión genética?

La psoriasis se ha relacionado con una variedad de enfermedades mentales que sugieren que los genes podrían jugar un papel importante.

Dan
Dan
21 de mayo, 2019
Psoriasis y salud mental: la genetica podria estar relacionada con la relacion entre la psoriasis y los trastornos mentales

La psoriasis se ha relacionado durante mucho tiempo con un mayor riesgo de padecer depresión y ansiedad. Sin embargo, estudios recientes también han relacionado la psoriasis con otras enfermedades mentales, como el trastorno bipolar, la demencia vascular y la esquizofrenia. ¿Es la conexión más profunda de lo que se creía?

El vínculo entre la psoriasis y la salud mental

No es ningún secreto que las personas que viven con psoriasis tienen más probabilidades que la población general de desarrollar enfermedades mentales como la depresión y la ansiedad. Se ha demostrado una y otra vez en estudios realizados a lo largo de los años.

El vínculo a menudo se explica por problemas como el estigma que existe alrededor de la psoriasis, la falta de comprensión por parte de los profesionales de la salud y los tratamientos que no funcionan.

Estos son claramente problemas muy reales que conducen a sentimientos de soledad, impotencia, vergüenza y aislamiento social, que son naturalmente precursores de las enfermedades mentales.

Sin embargo, los estudios publicados recientemente también han asociado la psoriasis con un mayor riesgo de otras enfermedades psiquiátricas, como el trastorno bipolar, la demencia vascular y la esquizofrenia.

Si bien los factores externos, como la estigmatización, pueden ayudar a explicar el mayor riesgo de depresión y ansiedad, es difícil ver cómo aumentaría el riesgo de otras enfermedades como la demencia.

¿Es posible que los factores genéticos y biológicos, así como los psicológicos y ambientales, aumenten el riesgo de la psoriasis y de las enfermedades mentales?


Psoriasis y otras enfermedades mentales: ¿Qué dicen los nuevos estudios?

Uno de los dos estudios publicados en la revista JAMA Dermatology en mayo de 2019 fue una cohorte (Grupo de individuos que comparten una característica común) realizada en Dinamarca. Los autores creen que este estudio es el primero en observar el riesgo a largo plazo de un amplio espectro de trastornos mentales en la edad adulta (sin contar la depresión, la ansiedad y el suicidio) en un gran grupo de personas que viven con psoriasis.

Compararon a casi 14.000 personas que viven con psoriasis con la población general. Después de un seguimiento de cinco años, el 2,6% de las personas que viven con psoriasis habían desarrollado algún tipo de problema mental, una cifra que aumentó a casi el 5% después de 10 años.

Descubrieron que tanto los hombres como las mujeres que viven con psoriasis tienen un mayor riesgo de padecer una variedad de trastornos mentales, como demencia, trastorno bipolar, esquizofrenia, trastorno obsesivo compulsivo (toc) y trastornos de ansiedad fóbica, entre otros.

Tanto los hombres como las mujeres que viven con psoriasis tenían más del doble de probabilidades de ser diagnosticados con trastorno bipolar que la población general y más del 60% de ser diagnosticados con esquizofrenia.

El otro estudio, llevado a cabo en Corea del Sur utilizó una metodología similar para comparar el riesgo de episodios depresivos, trastornos de ansiedad, trastornos somatomorfos, trastornos neuróticos y trastornos del sueño en aproximadamente 13.000 personas con psoriasis, con el riesgo del resto de la población general.

En todos los casos estudiados, el riesgo fue de desarrollar alguno de los trastornos mencionados fue al menos el doble para las personas con psoriasis.

¿Podrían la psoriasis y los trastornos mentales estar relacionados genética y biológicamente?

Los autores de ambos estudios proporcionan teorías sobre posibles similitudes en los mecanismos subyacentes de la psoriasis y los trastornos mentales.

En el estudio danés, los autores citan evidencia de que la inflamación puede desempeñar un papel en la inducción y/o progresión del trastorno bipolar. Dado que la psoriasis es una enfermedad autoinmune, y que las enfermedades autoinmunes casi siempre se caracterizan por la inflamación, la teoría es que las personas susceptibles a desarrollar una condición pueden ser igualmente susceptibles a desarrollar otra.

Los estudios también mencionan evidencia que ha vinculado la desregulación inmune con trastornos psiquiátricos como la esquizofrenia.

Los autores del estudio surcoreano sugieren que una célula T colaboradora proinflamatoria (específicamente, tipo T H 17) que está asociada con la psoriasis también puede desempeñar un papel en los trastornos de ansiedad y la depresión.

Ambas teorías sugieren que, si bien los factores ambientales y psicológicos, como la soledad, el aislamiento y la impotencia sin duda contribuyen al aumento del riesgo de trastornos mentales, también pueden existir factores genéticos y biológicos subyacentes.
Un estudio publicado en 2018 en el que se analizaron 30 estudios distintos que contienen datos e información de más de 25 millones de personas, encontraron que existe un vínculo entre las enfermedades autoinmunes, incluida la psoriasis, con la psicosis.

Al igual que los estudios mencionados previamente, los autores de este último estudio sospechan que existe el vínculo existente es genético.

¿Que significa todo esto?

Aún no es posible explicar la naturaleza exacta de la relación entre la psoriasis y las enfermedades mentales. Aunque se ha logrado un progreso significativo en la comprensión de los mecanismos de la psoriasis, gran parte de lo que sucede a nivel molecular sigue siendo un misterio, como es el caso de todas las enfermedades autoinmunes.

Es posible que no sepamos cuál es la naturaleza exacta de la conexión entre la psoriasis y las enfermedades mentales, pero al menos podemos saber, gracias a estos últimos estudios, que existen factores genéticos y biológicos, así como ambientales y psicológicos.

“Los hallazgos presentados en este documento respaldan la necesidad de un enfoque diferente en el tratamiento de personas con psoriasis, que no se centre solo en su condición dermatológica, sino también en su salud mental”, dicen los autores del estudio danés.

Esas palabras son prácticamente imitadas por los autores de Corea del Sur: “Los resultados actuales demuestran que la psoriasis se asociada con un mayor riesgo de desarrollar trastornos mentales; por lo tanto, los dermatólogos deben desempeñar un papel en la detección de trastornos de salud mental en pacientes con psoriasis y en reunir a un equipo multidisciplinario de profesionales médicos para tratar a estos pacientes”.

Un tratamiento tanto dermatológico como mental mejoraría la calidad del mismo y, por lo tanto, la calidad de vida de innumerables personas que viven con psoriasis.


Si te ha interesado este artículo sobre la psoriasis, es posible que también te interesen...

MyTherapy, la aplicación para personas que viven con diabetes psoriasis o trastornos mentales

La aplicación para la psoriasis y la salud mental

El impacto emocional la psoriasis puede ser difícil de manejar. Además de recordatorio de medicamentos y actividades, MyTherapy le permite llevar un seguimiento de su bienestar a lo largo del tiempo, ayudándole a comprender mejor sus emociones.