Smartphones y adultos mayores: Cuando la tecnología significa poder e independencia

¿Sabes cómo la tecnología puede ayudar a mejorar la salud del adulto mayor?

Itzel
Itzel
5 de abril, 2019
Smartphones para adultos mayores y tecnología

Generalmente, los smartphones se llevan gran parte de la atención de la prensa en la sección de Tecnología. Pero el tipo de reportajes que los periodistas le dedican a los móviles no es homogéneo. Éste se divide en dos grandes categorías: los artículos que aseguran que los smartphones están arruinando generaciones enteras y los que no.

El Reto de las Compañías de Ehealth

Independientemente de lo anterior, una cosa queda clara: Los smartphones no son populares entre los adultor mayores. Los supuestos argumentos son variados:

  • “La tecnología es complicada. No la necesito. He vivido bien sin ella y continuaré haciéndolo.
  • “No quiero ser como mis nietos que son incapaces de poner atención por más de 10 segundos”.
  • “El precio es ridículo.”

...Entre otros. En parte, es posible justificar estas razones. Sí, tratar de adquirir siempre el modelo más nuevo es bastante costoso. Pero lo mismo ocurre con la ropa de alta costura, los autos y cualquier artículo de lujo. La diferencia, es que hoy en día un smartphone es de a poco más una necesidad que un capricho dado que su uso supone la capacidad de comunicarnos con amigos y familiares, consumir información relevante al mismo tiempo que el resto de la sociedad y controlar una gran variedad de variables que a fin de cuentas contribuyen al empoderamiento del adulto mayor.

Irónicamente, a pesar de los beneficios que el uso de la tecnología supone para los adultos mayores, se piensa que estos productos no son para ellos. Esto quizá se deba a declaraciones como las realizadas por Mark Zuckerberg (fundador de la plataforma Facebook) que llegó a decir que el nunca contrataría alguien de 30 años o más, considerándoles demasiado mayores para el sector. El internet aún se burla de esta declaración ya que Zuckerberg ha pasado ya su cumpleaños número treinta y no parece querer retirarse de su puesto. De cualquier manera, concepciones como estas son arrogantes y parece necesario que recordemos lo evidente: todos envejecremos.

Por otro lado, conforme pasa el tiempo, aumentan las responsabilidades. Para los llamados “nativos digitales” (algunos autores se refieren a este sector poblacional cuando hablan de personas nacidas desde 1980 en adelante) esto significa hacerse cargo de sus padres además de cuidar de sus hijos y su desarrollo profesional. Dicho esto, su curso de acción probablemente será el mismo que han tomado desde siempre: ¿Hay una app que pueda cuidar de mis padres por mí?

Esto se traduce en un gran reto para las plataformas que se dedican a ofrecer servicios de e-Health o de medicina remota. A fin de cuentas, a mayor responsabilidad mayor necesidad; a mayor necesidad, más amplia gama de servicios; a más amplia gama de servicios, mayor responsabilidad.

Desde hace un poco más de una década, los emprendedores del sector tecnológico han tratado de resolver este oxímoron. Al principio, sólo existían plataformas que permitían la contratación de servicios de cuidado para el adulto mayor. Sin embargo, la calidad del servicio y un precio justo no podían garantizarse.

Hoy en día, empresas como Hometeam y Honor prometen solucionar estos inconvenientes. Para ello, requiren contratar empleados propios y estandarizar el proceso de certificación de los mismos. En términos generales, dejar de utilizar servicios de contratación externa y remunerar a sus empleados justamente no es tan complicado.

El verdadero reto se cimenta en que tradicionalmente, este tipo de servicios ha sido considerado como “no médico” y es por ello que el cuidador del adulto mayor no requiere ningún tipo de entrenamiento profesional en servicios de emergencia, cuidado médico o fisioterapia según establece la ley de la mayoría de los países.

No obstante, debido al incremento demográfico de adultos mayores, sobre todo en países desarrollados, la tendencia a modificar este rubro es inminente. Es por ello que es posible afirmar que nos encontramos al borde de un salto monumental en cuanto a la profesionalización de los servicios de cuidado y atención de la salud para el adulto mayor.


Ya que estás aquí, quizá te interese alguno de nuestros posts:


Según un estudio publicado por el Departamento de Ingeniería Biomédica de la Universidad de Linköping en Suecia, los smartphones podrían suponer la forma más básica de cuidado médico en nuestra era. Esto se debe a que a través del uso de distintas plataformas que se dedican a los servicios de eHealth, es posible monitorear los síntomas, medicamentos y actividades de un paciente, sustituyendo así la medicina reactiva con una estrategia enfocada en la prevención.

Los beneficios de la medicina preventiva incluyen la potencial mejoría en el pronóstico individual del paciente, la detección temprana de patologías y un aumento en la capacidad de respuesta del sistema de salud de la comunidad. A pesar de ello, la investigación de aprendizaje del adulto mayor para la adopción de innovaciones tecnológicas es escasa.

El Mito de los Nativos Digitales

Cuando las innovaciones tecnológicas se vuelven tema de sobremesa, tendemos a pesar que la sociedad se divide en dos categorías. La primera, los “nativos digitales”, consta de seres que nacieron y crecieron utilizando ordenadores, tabletas y smartphones. La segunda, llamada “inmigrantes digitales”, hace referencia a las personas que han tenido que adaptarse a todas esas pantallas sin haber interactuado con ellas en su infancia, adolescencia o juventud.

Considerar que el mundo se parte por mitad de esta manera representa una serie de problemas. En primera instancia, el término inmigrante digital implica una responsabilidad algo injusta para el adulto mayor que equivale a decir: “si te adaptas o no, es asunto tuyo porque nadie diseñará un producto pensando en tí”.

Esto significaría que si los adultos mayores no logran ponerse al día con el funcionamiento del torbellino de apps y plataformas que nacen a diario, correrían el riesgo de verse siempre resagados. Pero esto no es tan sencillo como pensar que las abuelas no conocerán jamás la conveniencia de UBEReats. En realidad, tal alienación podría negarle a los adultos mayores el acceso a derechos fundamentales como la salud, dado que esta esfera oscila cada vez más cerca a la atención remota y la digitalización de los servicios.

Una solución sería, por supuesto, que los hijos y nietos de los adultos mayores se hagan cargo de lidiar con la tecnología. Sin embargo, de acuerdo a estudios recientes publicados por el Departamento de Oftalmología del Hospital Royal Gwent en el Reino Unido, esta opción podría traer más perjuicio que beneficio.

Según esta misma investigación, el internet es una poderosa herramienta que promueve la independencia del adulto mayor. Como consequencia, el uso del internet en adultos mayores les empodera a llevar el control sobre su bienestar al monitorear su salud y decidir en qué momento y porqué motivos es conveniente visitar al médico o a cualquier otro profesional de la salud.

Es por ello que “aún cuando los dispositivos tradicionales pueden representar un reto para los adultos mayores, es necesario alentarles a usarlo”, asegura el Dr. XXX. Sin embargo, este reto tiene poco o nada que ver con diferencias fundamentales entre los “nativos digitales” y los adultos mayores.
En 2017, Kischer y De Bruyckere publicaron una investigación que asegura que la creencia de que los jóvenes son naturalmente más hábiles con la tecnología además de ser “multitaskers” naturales es una total mentira.

Esta investigación se llevó a cabo en las aulas del Reino Unido. En este escenario, los investigadores se preguntaban si es correcto asumir que los estudiantes mayores de 55 años de edad y los adolescentes realmente requerían una estructura educativa radicalmente distinta.
Tras analizar los resultados, se conclyó que “los adolescentes y los adultos mayores utilizan la tecnología de una forma y con habilidades muy similares, es decir, para absorber información pasivamente”. Por otro lado, el estudio experimental de esta investigación tampoco aporta evidencia que soporte la afirmación de que los adolescentes son multitaskers naturales. Encima, fue imposible probar que los adultos mayores tienen menores habilidades informáticas intrínsecas con respecto a los jóvenes.

El Cuidado de la Salud Empieza en la Pantalla

Silicon Valley parece haberlo entendido. Tan solo en estados Unidos, unas 10 mil personas cumplirán 65 años cada día en la próxima década. Ellos representan más de la mitad del ingreso económico del país y una gran parte de la población. Ignorarles seria injusto y hasta algo tonto.
En años anteriores, hablar de tecnología para adultos mayores significaba ennumerar una amplia lista de botones de pánico. Sin embargo, “las personas mayores de 50 años hoy en día han cambiado el concepto entero de lo que significa envejecer y han demostrado que no sólo están listos para nuevas tecnologías sino que demandan productos diseñados para ellos”, asegura Jody Holzman, vicepresidenta del proyecto “Thought Leadership” en la AARP (organización sin fines de lucro que promueve la responsabilidad social basada en Estados Unidos).

Así pues, distintas compañías y emprendedores al rededor del globo comienzan a comprender que los mitos sobre el envejecimiento no son más que eso. No obstante, aún hay cambios por hacer. Los dispositivos de emergencia son quizá un buen ejemplo, dado que se encuentran en la categoría más importante de la tecnología diseñada para el adulto mayor: la salud.

De acuerdo a un estudio realizado en 2010 en Alemania, más del 80% de los usuarios de un dispositivo personal de emergencia no apretaron el botón tras varios minutos de sufrir una caída seria. La razón, aseguran los participantes no es alguna incapacidad física, sino la creciente necesidad de permanecer independiente y resolver el asunto por su cuenta.

¿Qué Podemos Hacer?

Una posible forma de contrarrestar el estigma asociado a los dispositivos personales de emergencia es quizá el ofrecimiento del mismo servicio a través de plataformas que tengan una connotación social más positiva, como los smartphones. Dicho esto, es responsabilidad del sector tecnológico proponer soluciones que se ajusten a las necesidades y deseos reales de los adultos mayores. Pero es tarea de la sociedad asegurarse que ésta población no se vea drásticamente resagada en la adopción de servicios digitales.

Hasta el momento, el mayor reto continúa siendo el ofrecimiento de servicios de cuidado de la salud para el adulto mayor que se ajusten tanto a su curva de aprendizaje como a sus necesidades. Aún así, los smartphones ya cuentan con el poder de brindar una mayor sensación de independencia al adulto mayor y de fomenta el autocuidado a través del monitoreo de síntomas, medicamentos y terapias médicas. Esto, convierte al adulto mayor en un participante activo en la salvaguarda y toma de decisiones que a su salud respectan. Al mismo tiempo, elimina algo de presión para la generación más jóven que se ve en la necesidad de hacer malabares para cuidar de sus hijos & sus padres, buscar el futuro profesional, mantener un estilo de vida saludable y nutrir su bienestar emocional.


Si te ha gustado este artículo, quizá te interesen estos:

: MyTherapy, cuidando su salud a diario

Cuida tu salud día a día

MyTherapy es la herramienta que le permite monitorear la toma de sus medicamentos, llevar un control de síntomas y recibir recordatorios para sus citas médicas. Todas estas funciones le permiten llevar un diario de salud completo y confiable.